Entrevista a Ana Iturgaiz

27 marzo 2012


Nací en Getxo (Bizkaia), soy licenciada en Historia, aunque toda mi experiencia profesional ha estado ligada a las bibliotecas y los archivos.

Mi afición por la escritura no hace mucho que comenzó y hasta el momento ha cosechado muchos fracasos y algunos éxitos. Quedé finalista del I Concurso de Relato Corto Rincón de la Novela Romántica y del IV Certamen de Relatos Breves de RENFE. La editorial Rubeo fue la primera que confió en mí y, hasta el momento, ha incluido dos de mis relatos en sendas antologías y tiene pendiente la publicación de otro.

Mi novela Bajo las estrellas ha quedado finalista del II Premio de Novela Romántica 2010, organizado por Ediciones B y El Rincón de la Novela Romántica.
- Primero de todo queremos agradecerte el tiempo que nos dedicas contestando las siguientes preguntas. Estamos encantadas de tener la oportunidad de entrevistarte.

Mil gracias a vosotras por darme esta oportunidad. Yo soy la primera que se emociona al pensar que hayáis pensado en mí para esta entrevista. 

- Tu biografía oficial nos dice que eres licenciada en Historia y escritora, con varios relatos publicados, desde no hace mucho. Pero cuéntanos un poco más sobre ti, ¿cómo es Ana Iturgaiz?

Supongo que como el resto de la gente, una persona más, con sus preocupaciones y sus alegrías, con sus días buenos y malos. A veces, estoy muy segura de mí misma y otras dudo de todo. 

En resumen: una mujer como otra cualquiera.

- Retrocedamos un poco, concretamente hasta el día en el que decidiste empezar a escribir. ¿Cuándo y cómo fue ese momento?

No sucedió de repente, no me levanté un día y pensé "voy a escribir una novela". 

La decisión formó parte de un proceso. 

Un día creé un blog en el que iba poniendo mis impresiones diarias y, poco a poco, el gusanillo fue creciendo hasta que me pregunté, “si otros se animan, ¿por qué yo no? 

A partir de ahí comencé a pensar en una novela.

- Desde entonces, ¿siempre te has inclinado por la novela romántica?

Lo cierto es que sí. La historia que comenzó a forjarse en mi cabeza fue una historia romántica, así que me dije "esto es lo que me apetece y esto es lo que voy a hacer".

- En el proceso de escritura, ¿qué metodología empleas? ¿Sigues una rutina?

Primero pienso en la época y el lugar en el que quiero ambientarla y comienzo a documentarme.

Según voy leyendo, voy tomando ideas de un sitio y de otro y cuando ya tengo suficientes datos, monto la historia. Pienso en cómo serán los personajes y qué les va a suceder y, una vez que tengo todo organizado, comienzo a escribir. 

¿Rutina? Toda la del mundo. Me siento a escribir todos los días, de otro modo, no avanzaría. Encontraría mil y unas razones de peso para no ponerme, así que me lo tomo como una obligación.

- ¿Qué lee Ana Iturgaiz?

Un poco de todo, pero sobre todo novedades editoriales, novela romántica, libros de historia y novelas que tienen relación con la temática y la época de lo que estoy escribiendo. 

- Aunque tienes experiencia con los concursos de relatos, hace un año aproximadamente se convocaba el II certamen de novela romántica y te animabas a participar. Sin embargo, en esta ocasión el reto era mayor. ¿Qué fue lo que te hizo dar el paso y probar suerte?

Lo primero, que era una oportunidad más para presentar la novela. 

Yo ya había probado la opción de enviar mis manuscritos a las editoriales sin ningún resultado. Así que en cuanto supe de la convocatoria del premio, no me lo pensé y la envié.

- Imaginamos que no olvidarás el día en que recibiste una llamada para decirte que, además de ser finalista del certamen, tu novela se iba a publicar ¿Cómo fue ese momento tan importante y cuál fue tu reacción?

Creo que no me confundo si os digo que fue uno de los días más emocionantes de mi vida. 
La llamada se produjo apenas una semana después de que yo sufriera una perdida personal muy importante y no pudo llegar en mejor momento. Entre otras cosas porque también llevaba un año en el paro y, en ese mismo instante, terminaba de salir de una entrevista de trabajo muy prometedora. 

Yo estaba en medio de una plaza de lo más concurrida cuando sonó el teléfono. Era mi editora y me dijo: "Llamo de Ediciones B, ¿estás sentada?" 
En ese momento supe que mis deseos se habían cumplido.

- ¿Tu entorno sabía que escribías o resultó ser una grata sorpresa?

Las personas más allegadas sí lo sabían puesto que ya tenía algún relato editado, pero ha sido con la publicación de “Bajo las estrellas” cuando la noticia ha traspasado el ámbito puramente familiar.

- Hablemos de “Bajo las estrellas”. Es una novela llena de aventuras, cuya ambientación rompe con los patrones típicos del género histórico. ¿Cómo surgió esta historia?

Poco a poco, como todo en mí. Más o menos como os he comentado antes. 

Cuando me planteé escribir una novela histórica, enseguida pensé en la localización. Mi padre es de Navarra, de un pueblo muy cercano a Estella, así que es una zona que conozco bien. 

Después, empecé a leer cosas sobre la historia de Navarra hasta que llegue a 1307 y descubrí que en ese año el infante de Francia había sido proclamado rey de Navarra y que los templarios habían sido arrestados. Y me pareció un buen trasfondo.

Por otro lado, yo buscaba unos personajes cercanos a la gente, así que fui barajando distintas opciones hasta que encontré a Mar y a Gabriel.

A partir de ahí, salió el resto de la trama. 

- ¿Cómo describirías a los protagonistas, Gabriel y Mar?

Gabriel es un hombre solitario y tremendamente independiente. Y es precisamente esa independencia lo que ha hecho que abandonara la seguridad del convento templario para salir al mundo a buscar su propio destino. Sin embargo, la nobleza que hay en él no le permite olvidarse de quienes le enseñaron todo lo que sabe.

Mar es una mujer muy realista y valiente. Sabe lo que la vida puede ofrecer y lo que tiene que perder si se sale de los convencionalismos, pero aún así decide arriesgarse.

- Documentar bien una novela es fundamental para dar realismo a la trama, pero hay que encontrar el equilibrio justo para que la trama histórica no eclipse la parte romántica. ¿Ayuda ser historiadora o, por el contrario, crees que es un inconveniente? 

Yo creo que ni lo uno ni lo otro.

No creo que haya utilizado en el libro nada de lo que aprendí en la universidad. Hay que tener en cuenta que en una historia como esta los hechos históricos apenas se mencionan. Lo que sí hay que conocer es la vida cotidiana. Por suerte, hoy en día la información está al alcance de todos y solo hay que rebuscar un poco.

Pero lo que sí os puedo decir es que he disfrutado mucho con el proceso de documentación puesto que la historia es un tema que me apasiona.

Ahí creo que puede estar la diferencia; en que lo que para uno es un gran inconveniente, para mí es el mayor de los placeres.

- Si tuvieses que elegir una cita de “Bajo las estrellas”, ¿cuál sería?

Me quedo con dos, que creo que definen muy bien a los protagonistas.

Sobre Mar: "Lo primero que pensó Mar cuando se sumergió en el río fue que el agua estaba helada. Y después, que en poco tiempo estaría muerta.”

Sobre Gabriel: “Vos mejor que nadie sabéis lo que me gusta dormir a descubierto. Todo lo que necesito es una manta y el cielo cuajado de estrellas.”

- Ya has leído algunas reseñas y poco a poco te van llegando opiniones. ¿Cómo sobrellevas la expectación y las críticas?

Si he de ser sincera, creo que llevo mejor las críticas que la falta de ellas.

Los primeros quince días, los pasé con muchos nervios. Nadie de la gente que yo sabía que había comprado el libro me decía nada y no sabía qué pensar. Hasta imaginé que en realidad no les interesaba y que no se animarían a leerlo.

Pero a partir del momento en el que comenzaron a llegarme los primeros comentarios, me tranquilicé bastante.

He tenido mucha suerte y parece que a la gente le está gustando.

- Definitivamente “Bajo las estrellas” es tu carta de presentación en el panorama romántico y para ello has elegido una novela histórica. No obstante, sabemos que has probado con otros géneros. ¿Cuál es con el que te sientes más cómoda escribiendo?

Cuando pensé en escribir una novela histórica, mi miedo era ser capaz de utilizar el lenguaje apropiado para que no pareciera una historia actual trasladada a otro siglo. Pero una vez salvado ese escollo, el resto fue más sencillo lo que había imaginado.

Creo que, en mi caso, la clave no está en un género u otro sino en meterme en la historia y conocer bien a los personajes para que sus acciones sean coherentes en todo momento. Si lo consigo, las cosas terminan siendo más fáciles de lo previsto.
Así que puedo decir que por ahora estoy cómoda con la histórica.

- Siendo todo un ejemplo de que los sueños se cumplen ¿Qué consejo darías a los futuros escritores que lo están intentando?

Bueno, no soy quién para dar consejos. No tengo más que un libro publicado y aún está por ver si la historia tiene éxito.

Lo único que puedo repetir es lo que me dijeron a mí en su momento: mucha paciencia y seguir adelante sin desanimarse, leer continuamente y no parar de escribir.

- Para finalizar, ¿Nos puedes adelantar algo sobre tus nuevos proyectos?
Ediciones Rubeo acaba de publicar uno de mis relatos en una antología llamada “Ese amor que nos lleva”.

Además, estoy finalizando una novela ambientada a finales del siglo XVI entre Segovia y Madrid que tiene a un músico y a una costurera como protagonistas principales. Será una historia más sosegada que “Bajo las estrellas” y con muchas menos aventuras. Solo espero que no decepcione.

- Muchas gracias de nuevo Ana, te deseamos muchos éxitos con “Bajo las estrellas”.

Muchas gracias a vosotras por invitarme a compartir vuestras páginas y muchas gracias a los lectores por su interés por conocerme un poco más.


Meme:

video

Biografía extraída de: www.anaiturgaiz.com