Entrevista a Menchu Garcerán

20 septiembre 2011


Tal y como venimos anunciando desde hace unos días, regresamos con la entrevista que le hemos realizado a  Menchu Garcerán. Esperamos que la disfrutéis.

- Primero de todo queremos agradecerte el tiempo que nos dedicas en contestar las siguientes preguntas. Estamos encantadas de tener la oportunidad de entrevistarte.

Muchísimas gracias a vosotras por vuestro interés y el gran trabajo que hacéis. Estoy encantada de responder a vuestras preguntas.

- Tan solo ha pasado escasamente un año desde que se publicaba tu primera novela “El viaje del presidente”. Desde entonces, el nombre de Menchu Garcerán no ha parado de sonar. Ganadora del V premio Terciopelo, en mayo de 2011 salía “La fórmula deseada” y este mes nos sorprendes con la publicación de tu tercera novela: “Infiltrada”. ¿Cómo valoras este año tan intenso?

Desde luego ha sido un año intenso y sobre todo, sorprendente. No podía imaginar, ni siquiera soñar, que en menos de un año vería publicadas tres de mis novelas y que una de ellas habría ganado un premio. La verdad es que ha sido un año maravilloso.



- Tres novelas, tres noticias gratificantes e imaginamos que inolvidables. ¿Cómo has vivido esos grandes momentos de: Sí, publicamos tu novela? ¿Te llegas a acostumbrar?

No te llegas a acostumbrar, por lo menos, hasta ahora, yo no me he acostumbrado. Cada una es un reto diferente. Si la primera fue impactante, os podéis imaginar cómo me quedé cuando me llamaron para decirme que había ganado el premio. Daba saltos de alegría, lloraba, hablaba por teléfono, en fin, una locura. La tercera ha sido más calmada pero los nervios en el estómago ahí estaban porque podían decirme que no les gustaba. Cuando me dijo Mariché que le encantaba, creo que salió todo el aire de mis pulmones de golpe, estaba en el trabajo y al minuto, todo el mundo lo sabía.

- ¿Qué lee Menchu Garcerán?

Pues este verano me he dedicado a todas las novedades de las autoras de romántica españolas y he leído una novela de Katherine Neville (la autora de “el ocho”) me gusta mucho. También me gusta la novela negra, el suspense, y todo lo que va cayendo en mis manos. Ahora leo bastante menos porque el tiempo libre se ha reducido mucho. Aún así puede que este verano hayan “caído” ocho o diez libros.

- Tu pasión por la escritura se remonta mucho tiempo atrás, concretamente a la adolescencia. Realmente, ¿qué fue lo que te atrajo de las letras por aquel entonces? ¿Difiere mucho del presente?

Yo creo que no difiera mucho. Cuando tienes una inclinación hacia algo, no te planteas muy bien el por qué. Me gustaba leer y pensé que podía escribir historias parecidas a las que leía, me gusta juntar palabras, ver si quedan bien juntas o hay que cambiarlas por otras. En magisterio me decanté por la literatura española y francesa así como por la lingüística, como veréis, siempre tirando hacia el mismo tema. Ahora, escribo historias más complicadas y ya no intento repetir los esquemas de lo que leía, ahora los invento yo, que es otro aliciente añadido.

- Cada género comporta un tipo de lector distinto y único. ¿Por qué te interesaste en escribir suspense romántico?

Es lo que más me gusta leer. No quiere decir que lo demás no me guste. Lo que pasa es que me gusta crear tramas de ese tipo, poner un malo, buscarlo, dejar pistas que no lo son… en fin, disfruto mucho con eso.

- Combinar el trabajo, la vida familiar y la escritura imaginamos que no es fácil. ¿Cómo es tu proceso de escritura? ¿Tienes alguna manía?

Eso sí que es complicado. He llegado a escribir en una cafetería mientras esperaba la salida de mis hijos de la clase de inglés para llevarlos a otro sitio. He escrito en el coche, mientras esperaba a que salieran de clase, te acostumbras a aprovechar cualquier minuto. Llevo el bolso lleno de papeles sueltos, eso sí numerados, en los que escribo. Algunas veces pienso, “como me quiten el bolso, se llevan horas y horas de trabajo”. Como podréis imaginar, mi bolso es muy grande.

- Hablemos de tu primera novela “El viaje del presidente”. Curiosamente, has contado que la primera idea surgió cuando estabas en un hospital. ¿Siempre es así de inesperada la inspiración?

Sí. Suele ser inesperada, aunque la estés esperando. Hay veces que de pronto llega una idea y te dices, esto podría desarrollarse en una novela, otras veces no viene la idea, la buscas, pero suele surgir de la cosa más extraña o en el momento más inesperado. Algo que oyes, algo que ves… Es bastante caprichoso.

- Se trata de una historia trepidante donde no solo abunda del amor, también la intriga y múltiples escenarios como Irak, Londres o París entre otros. ¿Qué destacarías de esta historia?

Sobre todo, la evolución del personaje de Kate. Por supuesto el viaje en sí. Quería esa estructura en la novela y poder pasar por todas esas ciudades. Cada una, aportó algo a la relación entre los protagonistas. Irak, digamos que es la “explosión” final.

- En tu segunda novela “La fórmula deseada” la alegría debió ser doble. No tan solo por la publicación, también por el reconocimiento ofrecido por el premio otorgado. Si bien el título inicial era “Ensayo y error”. ¿Se trató de una decisión editorial? ¿Te costó renunciar al cambio?

La alegría fue doble y triple, ganar un premio es algo mágico. El cambio del título fue decisión de la editorial y aunque al principio no me acostumbraba a llamarlo de otra manera, no me pareció mal que lo cambiaran si ellos pensaban que el nuevo iba a llegar más a los lectores/as. 

- Diana y Adam son los protagonistas de esta historia cuya trama gira en torno a un espionaje industrial. Una lectura muy agradable que se lee en un suspiro. ¿Cómo defines a los protagonistas?

Pues yo buscaba a una científica peculiar y algo fría, que solo se preocupara de sus investigaciones. A su lado, quise poner a alguien más sensato y que se ciñera más a las cosas convencionales.

- Una historia con dosis de suspense, al igual que tu tercera novela. ¿Cómo surgió “Infiltrada”?

La idea surgió hace tiempo, en la sala de profesores del lugar donde yo trabajaba antes, una especie de convento – internado – colegio. Por las noches, resultaba un lugar bastante siniestro. Ese fue el germen de la novela.

- Cuéntanos, ¿qué van a encontrar los lectores en esta nueva historia?

Suspense, amistad, no solo entre los protagonistas, tensión y peleas entre ellos, envidias, celos, suspicacia, y por supuesto, amor.

- Si tuvieses que elegir una cita de “Infiltrada”, ¿cuál sería?

       - ¿A qué tienes miedo?
       - A que ese loco te haga algo. A perderte.

- Como decíamos, tu género predilecto hasta el momento ha sido el suspense romántico, no obstante, hemos leído que uno de tus proyectos era una novela ambientada en Venecia del siglo XVIII. ¿Nos puedes contar algo al respecto?

No está totalmente ambientada en el siglo XVIII, digamos que hay flashbacks hacia ese siglo. Me apetecía meter algo histórico y hacer algo un poco diferente. Espero que salga bien.

- ¿Crees en la inspiración o en el trabajo constante?

No son excluyentes. Te puede venir una idea de repente, pero después hay que trabajarla. Y también es cierto que si no tienes una idea concreta pero te sientas y te pones a escribir, la idea llega.

- A día de hoy la novela romántica todavía es un género lleno de prejuicios. Son muy pocos los hombres que se atreven a leer una novela y menos los que lo reconocen, no obstante, has contado con la opinión de un lector masculino. ¿Qué piensas al respecto?

Tengo algunos lectores masculinos, uno de ellos, Magnus Ingaldsen, incluso hizo una reseña en su blog. ¿Qué pienso al respecto? Pues que aunque algunos hombres no se encuentren cómodos manejando sentimientos, hay otros a los que sí les gusta leer novela romántica. El otro día, un conocido me comentaba que al él le gustaba leer novelas románticas cuando llevaban algo de intriga. Me sorprendió, tanto que le gustara como que lo dijera tan abiertamente, no suele ser lo habitual. Supongo que tenemos un largo camino por recorrer.

- Según tenemos entendido, cuentas con cuatro novelas escritas no publicadas. ¿Te gustaría que vieran la luz o, por el contrario, prefieres centrarte en nuevos proyectos?

Ahora mismo tengo dos sin publicar. Sí que me gustaría que vieran la luz, una de ellas, digamos que es la primera parte de Infiltrada. Los protagonistas hacen una pequeña aparición en esta novela. De hecho, Malcom nació allí. De todas formas, tengo que corregirlas. Son las primeras que escribí y necesitan un buen “repaso”.

- En este camino es muy importante el apoyo de la familia y el entorno más cercano. ¿Quién es tu mayor fan?

Pues aunque parezca extraño, salvo mis hijos y mi marido, nadie de la familia sabía que escribía. Fue una gran sorpresa para ellos. Mis mayores fans han sido mis compañeras de batallas literarias, Mar Carrión, Ana R. Vivo. Chus G. Nevado. Ellas me han acompañado desde el principio. También he tenido lectoras que no conocía personalmente pero que me han animado mucho. Gracias a todas ellas. Zeny, Cri, María (quien me propuso hacerle una historia propia a Malcom) Ma chan… ellas estuvieron en el principio de los principios.

- Para ti ¿qué es imprescindible en una novela romántica?

Una buena relación entre los protagonistas, que me enganche, que haya peleas y reconciliaciones. Que termine bien.

- Para finalizar, en la actualidad ¿cuáles son tus proyectos?

Ahora estoy escribiendo el que hemos comentado de Venecia. Aún me queda bastante para terminarlo. Y después intentaré corregir alguna de las que os he comentado. También tengo en mente escribir la historia de Mark, uno de los secundarios de El viaje del presidente. Como veréis, muchas cosas y poco tiempo.

¡Muchas gracias Menchu! Te deseamos muchos éxitos con tu nueva novela: "Infiltrada".

Meme:

video