Entrevista a Marta Andrés

07 mayo 2011


Hace unos meses la editorial El maquinista anunciaba el debut de una nueva autora española, Marta Andrés junto a su obra Una apuesta arriesgada", publicada el mes de abril. 

Hoy, tenemos el placer y el honor de entrevistarla en Historias Susurradas pero primero de todo, queremos agradecerle el tiempo que nos dedica en contestar las siguientes preguntas.


Gracias a vosotras. El honor es mío.

Cuéntanos un poco ¿quién es Marta Andrés fuera de su faceta como escritora?

Pues una persona como cualquier otra, con sus obligaciones y rutinas, que se levanta cada mañana para ir a trabajar y que por las tardes recoge a los niños del cole, juega con ellos, les ayuda a hacer los deberes, prepara la cena… en fin, una vida de lo más corriente que, por otro lado, me gusta y trato de disfrutar al máximo.


Empecemos desde el principio. No existe ningún escritor que en primer lugar no sea un acérrimo lector. En tu caso, ¿Cómo y cuando surgió tu interés por la lectura?

Me crié en una familia de lectores empedernidos por lo que desde bien pequeña los libros han estado presentes en mi vida. Y es una afición que todavía hoy sigo compartiendo tanto con mis padres como mis hermanas. Libro nuevo, libro que va pasando de casa en casa hasta que acabamos por leerlo todos. Es curioso que de los cinco miembros de mi familia sea yo la que ha acabado escribiendo una novela, porque quizá era la menos lectora de todos. 

Muchos libros y escritores habrán pasado por tus manos, no obstante, ¿Cuáles son los que están en tu lista de “preferidos”?

Particularmente, dos de mis autoras favoritas son Nora Roberts y Karen Rose, aunque  leo de todo. Me gusta especialmente la novela contemporánea, pero indudablemente, el género romántico, junto con el de suspense y aventuras, son mis preferidos.
Aunque he de admitir que tengo especial cariño a Victoria Holt, Johanna Lindsey y Agatha Christie porque con ellas me inicié en la lectura de dos de mis géneros favoritos.    

Suponemos que llegó un momento fundamental en el que te planteaste tu vocación como escritora.  ¿Cómo fueron tus inicios en las letras?

Pues, a decir verdad, yo he sido de ciencias puras. Creo que lo de la escritura lo descubrí por casualidad. Siempre había soñado con escribir una novela, pero me lo tomaba como un sueño infantil y, desde luego, muy difícil de alcanzar. Pero, ya ves, un buen día me senté frente al ordenador y descubrí esta vocación, que me tiene fascinada. 

Entonces ¿dirías que siempre has tenido presente la meta de publicar o, lo que empezó por un hobbie, fue a más…?

Lo mío, sin lugar a dudas, empezó como un hobbie. ¡Ni por un segundo pensé que vería mi novela impresa en la estantería de mi casa! Hace dos años, lo que empezó siendo un divertido entretenimiento, se fue convirtiendo en una imperiosa necesidad, que me permite dejar volar mi imaginación, relajarme e inventar entretenidas historias. Ahora no podría pasar sin ello. Lo de publicar se lo debo a mi familia y mis amigas que, al leer Una apuesta arriesgada, confiaron en mí y me animaron a dar un paso más. 

De los inicios y metas, pasamos al proceso de escritura. ¿Qué metodología empleas? ¿Sigues una rutina?

Pues la verdad es que no. Cuando encuentro un hueco en mi apretada agenda, me siento frente al ordenador dispuesta a fantasear. Al empezar un libro sólo tengo perfilado el principio y las personalidades de los dos protagonistas principales, el resto va surgiendo por el camino. Yo necesito ir creando a medida  que avanza la novela. Allá donde yo voy, viaja mi pequeño portátil.

Siguiendo la anterior pregunta, cuando escribes, ¿necesitas compartir el desarrollo de la historia con alguien de tu entorno?

Sí, suelo compartirlo con una de mis hermanas, que es una gran lectora de romántica y suspense, y siempre me aporta brillantes ideas, especialmente para la trama de intriga. Aunque, he de decir, que también es mi crítica más feroz.

Independientemente del género, un libro no es algo sencillo de elaborar y requiere unas aptitudes ¿Qué es lo que te resulta más fácil a la hora de crear y desarrollar una historia? ¿Y lo más difícil?

Yo diría que lo que más fácil me resulta es precisamente lo que más me entusiasma: los diálogos. Me encanta meterme en la piel de los personajes y crear conversaciones divertidas, irónicas e ingeniosas. ¿Lo más difícil? Sin duda, hilar la trama de suspense para que no quede ningún cabo suelto.

Adentrémonos en el tema de las editoriales. Una vez superado el gran reto de publicar, ¿cómo recuerdas la experiencia? Cuéntanos cómo fue.

Fue una sensación muy rara. Pasaba de la euforia al miedo en un abrir y cerrar de ojos. Era un mundo completamente nuevo y desconocido para mí. Tenía mil preguntas sin respuesta y eso me hacía sentirme insegura. Y me atrevería a decir que, todavía hoy, sigue siendo un mundo extraño para mí en muchos aspectos.

Pero imaginamos que uno de los momentos que más recordarás fue el <<SÍ te publicamos>>. ¿Cómo fue ese momento tan importante y cuál fue tu reacción?

¡Cómo iba a olvidarlo! Fue muy emocionante. Me encontraba en la sala de espera de la consulta del cardiólogo cuando recibí la llamada de la editorial. Imagínate, rodeada de gente pero en medio de un silencio sepulcral. Cuando me dijeron que querían comprar la novela, apenas podía contener la alegría. No podía creerlo. Creía que me iba a dar un ataque… ¡bueno, al menos estaba en el lugar idóneo! Apenas pude hablar y quedaron en mandarme el contrato por correo electrónico. Me dediqué a enviar mensajes a todo el mundo. Lo peor de todo fue cuando, al llegar a casa, abrí mi correo y vi que no tenía nada. Por un momento, estuve convencida de que lo había soñado…  fueron dos horas de mucha tensión hasta que, al fin, lo recibí. No tengo palabras, fue una alegría muy grande.

Seguro que sorprendiste con la noticia a muchas personas de tu entorno. ¿Tus dotes en la escritura eran conocidas?

Bueno, mi entorno más cercano, amigos y familia, ya habían leído la novela, y fueron ellos quienes me animaron a mandarla a las editoriales. Pero, en cualquier caso, fue un bombazo que me llamaran, ¡y tan pronto! Todos se alegraron muchísimo.  

Finalmente ya está a la venta tu primera novela: “Una apuesta arriesgada”. Además de grandes dosis de romance e intriga ¿qué van a encontrar los lectores en esta historia?

Yo diría que es, sobre todo, una historia de amor apasionada, con grandes dosis de intriga, entretenida, ágil, con diálogos ingeniosos y cargados de sarcasmo, que según dicen quienes ya la han leído, atrapa por completo.

Los protagonistas principales son de esos que enamoran, especialmente él. Es el tipo de hombre que tanto gusta a las mujeres: atractivo, masculino y viril, pero sensible y honesto.  

Algo que sorprende mucho es el matrimonio de conveniencia en una novela contemporánea. ¿Cómo surgió la idea de escribir ésta historia?

Sí, es algo poco corriente en la actualidad, pero no sé muy bien cómo, se me metió en la cabeza la idea de que tenía que casar a los protagonistas a la fuerza y decidí probar suerte. La idea me gustaba porque me permitía enfrentar a los personajes y que se originasen situaciones controvertidas con diálogos divertidos y mordaces. Confié en que lo demás iría surgiendo poco a poco, como así fue.

Hemos leído que “Una apuesta arriesgada” no fue el primer título de la novela…

No, es cierto. Era “De carne y hueso”, pero nadie parecía encontrarle demasiado sentido y, finalmente, lo cambié por éste que encajaba mejor y sintetizaba de manera escueta y concisa el origen de la historia.

En cuanto a los protagonistas ¿Cómo definirías a Lucas y Virginia?

Lucas es un atractivo hombre de negocios que finge ser frío, introvertido y autoritario con tal de conseguir sus deseos pero que, en realidad, es un tipo entrañable, generoso y bondadoso, dispuesto a cualquier cosa por amor. Virginia es escritora. Guapa, independiente, inteligente, leal y entregada a los suyos, pero con una aversión total al compromiso. ¡Los dos juntos son un cocktail explosivo que hacen saltar chispas!   

¿Tienes alguna escena o cita preferida que quieras adelantarnos?

Preferida no tengo ninguna, pero aquí va una:

―Bueno, Daniel insiste en que tengo mi lado masculino muy desarrollado. Al parecer no soy como las demás chicas. Yo amo mi independencia, adoro mi libertad, odio las compras y, lo más terrible de todo, tengo verdadero pavor a los compromisos emocionales. Como puedes ver, mi querido hermano tiene una fascinante imagen de mí…
―Sinceramente, yo no veo nada de masculino en ti ―murmuró Lucas con tono sensual, clavándole los oscuros ojos negros en su provocativa figura―. Es más, te encuentro deliciosamente femenina ―susurró, despertando un deseo ardiente y salvaje en Virginia―. Eres todo un misterio, señora Saldarriaga.
―No te rindes nunca, ¿no es así, Lucas? Disfrutas coqueteando con todo aquello que revolotea a tu alrededor.
―No te subestimes, querida. Tú no eres cualquier cosa que revolotea a mi alrededor. Y en respuesta a tu pregunta, te diré que sí, que disfruto mucho en compañía de una mujer hermosa e inteligente; pero no siempre mis fines son sexuales. No soy tan primitivo.

Ya has leído algunas reseñas y poco a poco te van llegando opiniones. ¿Cómo sobrellevas la expectación y las críticas?

Al principio, estás como loca por saber si la novela gustará o no, luego te lo vas tomando con más calma. La verdad es que la primera crítica me emocionó mucho, sobre todo, porque todavía me resulta extraño ver mi nombre en internet y aceptar que mi libro esté en las librerías. Es como un milagro que no acabo de creerme.    

Cada género comporta un tipo de lector distinto y único ¿Por qué te decantaste por el  género romántico? ¿Descartas un cambio de género?

Supongo que el gusto por la pasión, la dialéctica y los finales felices me arrastraron directamente a este género. Me apasionan las historias que combinan amor e intriga y en ese ámbito es donde yo me encuentro más cómoda. ¿Otro género? Bueno, nunca se sabe, aunque de momento, no lo creo. 

A paso lento pero con fuerza Marta Andrés está haciéndose un hueco en el mundo de las letras y en el género romántico. Para finalizar, ¿Nos puedes adelantar algo sobre tus nuevos proyectos?

Bueno, ahora estoy con dos novelas, una más distendida y otra algo más seria, con asesinatos, malos malísimos, falsas identidades… ambas con mis dos ingredientes favoritos: intriga y amor. No sé si adelantar los títulos porque tal vez luego no sean los definitivos, pero me arriesgaré con uno: “Dedicación exclusiva”.


Muchas gracias de nuevo Marta, te deseamos muchos éxitos.

Meme:


video